A Nice Morning Drive

> echo A Nice Morning Drive, algo así como “Un Buen Paseo Mañanero” es un relato corto de Richard S. Foster (un motero, por cierto) en el que se inspira de manera libre la canción Red Barchetta* (Moving Pictures, 1981) de Rush el grupo geek por excelencia. Y a través de esa canción es como descubrí esta historia de casi 40 años de edad que sin embargo me parece cada vez menos inverosimil. Dicen que la realidad supera a la ficción… Supongo que eventualmente eso es cierto, pero ¿llegará a pasar lo que nos cuenta Foster?

El original está en inglés, asi que he hecho una traducción que espero sea lo más fiel posible ya que algunas frases son realmente complicadas de traducir sin restarles significado y sentido. Al final os dejo un enlace para que podáis descargar y compartir el archivo con el texto original/traducido.

*Curiosamente el MGB Mk.II de la portada del relato es verde inglés.

Feliz día de la toalla a todos!!

A Nice Morning Drive
Carátula del relato. Fuente: Internet

A Nice Morning Drive
de Richard S. Foster
Road and Track Nov,1973 pags. 148-150

Traducción de Kumo, http://knsweb.net

Era una perfecta mañana de Marzo de 1982. El clima templado y el cielo despejado prometían una primavera temprana. Buzz se había levantado temprano esa mañana, desayunó de forma impaciente y fue al garage. Abriendo la puerta, vió los rayos de sol rebotando en el brillante capot de su roadster MGB con 15 años. Después de comprobar cuidadosamente el nivel de los fluidos, presión de los neumáticos y cables de ignición, Buzz se deslizó detrás del volante y arrancó el motor, que inmediatamente explotó de vida. El pensó alegremente sobre las próximas horas que el pasaría con el coche, pero su felicidad estaba nublada – no era tan facil como solía ser.
Una docena de años antes las cosas habían empezado a cambiar. Primero fueron unas pocas y sencillas mejoras de seguridad y emisiones, requeridas en los nuevos coches; gradualmente estas se volvieron más exhaustivas. Los requerimientos gubernamentales alcanzaron un nivel adecuado, pero no pararon; ellos continuaron y fueron más y más estrictos. Ahora quedaban muy pocos de los viejos modelos, por el desgaste natural y… Otras razones.

El MG ya estaba caliente y Buzz dejó el garage, esperando que tan temprano en la mañana no hubiera problemas. Mantuvo un ojo en los instrumentos mientras seguía su camino en el valle. Las carreteras del valle ya no se usaban mucho: las pequeñas granjas pertenecían todas a doctores y las carreteras eran un poco estrechas para los MSVs (Modern Safety Vehicles/*Modernos Vehículos Seguros).
La cruzada por la seguridad había sido bien hecha al principio. Las pocas ideas disparatadas fueron rápidamente excluidas y se desarrolló un sentido de racionalidad. Pero a finales de los Setenta, sin grandes guerras, el cancer curado y el bienestar social arreglado, los políticos necesitaban una nueva causa y una vez más se giraron hacia el automóvil. La regulación concerniente a la seguridad se endureció. Los coches se hicieron más grandes, pesados, menos eficientes.
Consumían gasolina tan vorazmente que los Estados Unidos habían tenido que hacerse aliados principales de los paises árabes. Los nuevos coches eran difíciles de parar o maniobrar rápidamente, pero salvarían tu vida (generalmente) en un choque a 5O-mph (*80kmh). En cualquier caso, con 200 millones de coches en las carreteras, poca gente condujo alguna vez tan rápido nunca más.

Buzz zumbó rápidamente hacia la cuenca del valle, esquivando los frecuentes baches que se habían formado por el abandono de las -rara vez usadas- carreteras. El motor sonaba redondo y el coche entero tenía una fuerte sensación buena sobre ello. Negoció varias eses rápidas y alcanzó 6000 en tercera marcha antes de reducir para la siguiente curva. El no se preocupaba por los policias ahí abajo. No, no los policías . . .

MGB Roadster rojo
MGB Roadster similar al de Buzz, pero rojo como en la canción. Source: Internet

A pesar de lo extenso del programa de seguridad, era esencialmente una buena idea. Pero habían aparecido complicaciones imprevistas. La gente se acostumbró a coches que no se dañaban en choques a lO-mph (*16kmh). Valoraron incluso menos que antes la posibilidad de salir heridos en un choque. Como resultado, tendieron a preocuparse menos de los márgenes y derechos de paso, así que la tasa de accidentes creció de forma constante un 6% cada año. Pero los daños y lesiones en realidad decrecieron, así que el gobierno estaba feliz, las compañias de seguros estaban felices y la mayoría de propietarios de coches estaban felices. La mayoría de los dueños de coches -los dueños de los coches no-MSV- se mantenían ocupados esquivando a los conductores menos cuidadosos de los MSV, y el resultado de este mal emparejamiento dejó muy pocos coches antiguos en circulación. Si no eran aplastados entre dos moles de 6000-libras (*2720Kg) en la autopista, eran tranquilamente valorados para el desguaces por los mercachifles de las aseguradoras. Y lo peor de todo, se convirtieron en blancos . . .

Buzz estaba ahora bien metido en su papel, acelerando a través de las retorcidas carreteras del valle con toda la habilidad que podía reunir, hasta el extremo de que había olvidado sus preocupaciones anteriores. Donde la carretera no estaba rota aceleraría tomando las curvas en con un sobreviraje bien controlado, y donde las secciones tenían baches él los vió como sinuosas chicanes para ser dominadas. Dejó la carretera momentaneamente al ir sobre uno de los viejos puentes de madera) y después establecería que el MG llegaría a las 110 (*millas/177km/h) en la larga recta entre el viejo Hanlin y las granjas Grove. Estaba comenzando a relajarse cuando lo vio, en su espejo, un MSV último modelo con diseños pintados a mano cubriendo la mayor parte de su carrocería (una de las pocas modificaciones permitidas en los coches post-1980). Buzz esperó que fuera un turista o un conductor díscolo que se hubiera perdido buscando una gasolinera. Pero ahora el conductor del MSV había divisado el MG, y con el zumbido (whoosh) de un bien silenciado, bien límpio escape, comenzó la persecución . . .

No había llevado mucho para los elementos menos responsables entre los conductores descubrir que sus nuevos MSVs podían inflingir grandes daños en los coches más viejos y salir sin arañazos ellos mismos. Como resultado, algunos conductores irían buscando coches viejos por carreteras apartadas, echandolos de la carretera o contra el pilar de un puente, y luego salir a toda velocidad sin daños, aliviados de cualquier frustración que causara este tipo de comportamiento. La Policía rara vez patrullaba esos lugares apartados, con su atención siendo requerida más urgentemente en cualquier otra parte, y así esto se convirtió en un gran deporte para algunos conductores.

Buzz no estaba demasiado preocupado todavía. Esto había pasado unas pocas veces antes, y a menos que el conductor del MSV fuera uno excepcionalmente bueno, se podía contar con el MG para eludir al otro conductor sin demasiada dificultad. Aún así algo le inquietaba sobre este llamativo MSV en su espejo, Pero ¿Qué era? Planeando cuidadosamente, Buzz dejó que el otro conductor se pusiera a una docena de yardas (*11m) o así, y luego de repente se lanzó hacia una carretera a la derecha. El conductor del MSV pisó los frenos, patinando 400 pies (*122m) por la carretera, hizo un pesado giro en U y partió de nuevo tras el roadster. El MG había ganado un cuarto de milla (*402m) de esta manera y Buzz estaba agradecido por los neumáticos radiales y las barras anti-vuelco delanteras y traseras que él había puesto en el coche unos años antes. Estaba volando a lo largo de la retorcida carretera, bajando marchas, tomando curvas, acelerando y todo mientras planeaba su ruta venidera. Estaba seguro de que si no podía dejar atrás al MSV entonces por lo menos podría aguantarlo otra hora o más, momento en el cual el MSV estaría bastante bajo de gasolina. ¿Pero que era lo que seguía molestandole sobre el otro coche?

Ferrari 166M Barchetta
El Ferrari 166M Barchetta en el que pensaban en Rush cuando compusieron la canción. Source: Internet

Alcanzaron una sección recta de la carretera y Buzz pisó a fondo y lo mantuvo. El MSV estaba bastante atrás pero no tan lejos que Buzz no pudiera distinguir la alta antena erigiendose desde el parachoques trasero. ¡Antena! La policía no, ¿Pero quizás una radio de Banda Ciudadana en el MSV? Se agitó levemente y esperó que no lo fuese. Se aproximaba el final del trozo recto ahora y Buzz retrasó la frenada hasta la última fracción de segundo y luego aceleró a través de una curva de derechas de 75-mph (*120kmh), ganandole 10 yardas (*9m) más al MSV. Pero menos de un cuarto de milla delante, otro inmenso MSV estaba moviendose lentamente a través de la carretera hasta detenerse. Era un equipo BC. El otro conductor tenía un gregario en la persecución. Ahora Buzz estaba en problemas. Estuvo en el gas hasta estar a unos pocos cientos de piés cuando se ladeó fuertemente y fintó pasando hacia la izquierda. El MSV se arrastró en esa dirección y Buzz se deslizó a la derecha, botando pesadamente sobre una piedra en el arcén. Los dos MSVs comenzarón una rápida persecución, casi chocando en el proceso. Buzz giró a la derecha en el primer cruce y luego hizo uno rápido a izquierdas, esperando quedar fuera de la vista de sus perseguidores, y de hecho viajó varios minutos antes de divisar a uno de ellos en la carretera principal paralela a su carril. Al mismo tiempo el otro apareció en el espejo saliendo de la última curva. Ahora empezaban a subir las colinas en la parte lejana del valle y Buzz avanzaba dando todo de lo que era capaz, rezando para que el forzado motor aguantase. Perdió la pista de uno de los MSV cuando la carretera principal se curvó, pero de vez en cuando podía ver al otro detrás de él. Subiendo por la vieja Monument Road, Buzz esperó tener tiempo para llegar a la cima y bajar por la vieja carretera de tierra a la derecha, la cual podría ser demasiado estrecha apra sus perseguidores. Trepando, forzando, la temperatura del agua subiendo, usando toda la carretera, golpeando la palanca de cambio atrás y adelante de 3ª a 4ª, no tocando los frenos pero dejando caer la velocidad necesaria en las curvas, alcanzando el pico de la montaña donde la pista hacia la vieja torre contra incendios comenzaba a la izquierda… Pero acercandose desde el otro lado de la colina estaba el segundo MSV al que él había perdido el rastro! No había tiempo para llegar a la carretera de tierra. Hizo un giro de emergencia a la izquierda hacia la carretera de la torre contra incendios pero patinó en algo de gravilla suelta y golpeó un árbol oblicuamente con su aleta derecha. Se detuvo en el lado opuesto de la carretera. El motor se caló. Apresuradamente él presionó el starter mientras el sobrecalentado motor volvía lentamente a la vida. Engranó la primera marcha y aceleró hacia la carretera, justo cuando el primer MSV giraba la esquina. Aunque estaba aturdido, Buzz tenía la ventaja de una carretera muy estrecha bordeada en ambos lados con árboles, y la aprovechó al máximo. La carretera se retorcía constantemente y él permanecía en 2ª con el motor entre 5000 y 5500. El choque no parecía haber dañado nada y se estaba alejando del MSV. ¿Pero a dónde? De repente le vino que la carretera terminaba en la torre contra incendios, sin lugar a donder ir salvo volver . . .

Todavía seguía adelante y en la cima de la colina condujo rápidamente hacía el extremo lejano del claro, dió la vuelta al MG y esperó. El primer MSV entró volando en el claro y se apúnto así mismo hacia el inmóvil MG. Buzz engranó la marcha atrás, retrocedió ligeramente para fintar, paró, y luego avanzó marcha atrás a toda velocidad. El MSV, esperando que el MG cambiara de dirección, viró en la dirección incorrecta y patinó hasta detenerse contra un árbol. Buzz estaba libre otra vez, bajando de la torre contra incendios, y el indemne MSV comenzó la persecución. La situación de Buzz era inviable. Iba completamente inclinado por el serpenteante asfalto con un sólido MSV viniendo hacia él. Y un igualmente sólido MSV bajando tras él. El seguía, de todas formas, frenando fuerte antes de cada curva y luego acelerando de nuevo hasta 45 (*millas/72km/h) entre ellas. Acercandose a una curva particularmente cerrada, vio el MSV viniendo desde la otra dirección y clavó los frenos. La súbita presión extrema en los manguitos de los frenos fue demasiado para el manguito del freno trasero que se había retorcido algo en su trenzado, y se rompió, robandole a Buzz sus frenos. Con clara desesperación tensó el freno de mano tan fuerte como se podía y empotró la palanca del cambio en 1ª, liberando de golpe el embrague mientras lo hacía. La trasera se bloqueó firmemente derrapó, lanzándole fuera del margen de la carretera y milagrosamente a unos arbustos, lo que llevó al coche a pararse. Mientras estaba aclarando sus sentidos, Buzz vió los dos MSVs, incapaces de parar a tiempo, empotrarse el uno en el frontal del otro a más de 40mph (*64km/h).

Pasó mucho tiempo antes de que Buzz hubiera reconstruido el MG a su estado pristino original previo a la persecución. Pasó incluso más tiempo antes de que él volviera al valle para un paseo. Ahora sólo iba en las horas más tempranas de la mañana cuando la mayoría de la gente estaba aún durmiendo los efectos de la buena vida. Y cuando vió en los periódicos que el gobierno pronto requiriría coches capaces de soportar colisiones frontales a 75-mph (*120kmh), dejó de conducir el MG del todo.



**Disclaimer** NO poseo los derechos de esta obra, pero tampoco saco nada publicandola aquí. Sólo quiero que la disfrute la gente. De la traducción si tendría derechos, pero queda compartida como el resto de la web bajo la licencia Creative Commons.

El archivo con las dos versiones en epub: Compártelo (Corregido).